Aisha Altubuly

Libia

Mujeres y jóvenes por la paz y la democracia.
Together We Build It.

www.togetherwebuildit.org

Joven libia estudiante de ciencias políticas (especialización en relaciones internacionales) en la Universidad Americana del Cairo. Comprometida con la sociedad civil libia desde hace 5 años y especialmente en el trabajo para una comunidad igualitaria. También se ha involucrado en la inclusión de la población joven en los procesos de paz y en la toma de decisiones. Defensora de los derechos de las mujeres por todo Libia dentro de la organización Together We Build, asociación que trabaja para la transición democrática en Libia desde el año 2011, poniendo de relieve cómo la participación política de las mujeres y de los jóvenes contribuye en la construcción de paz.

http://togetherwebuildit.org/wp/2016/06/22/my-experience-of-being-a-young-activist/

» Entrevista

> Qué fue lo que hizo que decidieras comprometerte con la organización TWBI desde tan joven?

Tenía ganas de ver como mi país progresaba y avanzaba hacia el respeto a los derechos humanos. Fui muy ambiciosa para buscar oportunidades para desarrollar mis capacidades y el liderazgo necesario para poner en marcha iniciativas que pudieran ayudar a otros jóvenes a construir un país fuerte y estable por medios pacíficos. TWBI siempre ha creído en las habilidades de los jóvenes y en su capacidad de promover los derechos humanos. Por este motivo, decidí unirme y ayudar en lo que pudiera a la vez que aprendía y sumaba experiencia. Nunca pensé que mi edad fuera un muro; al contrario, fue una fuente de energía.

> Desde el 2014 has estado involucrada en el proyecto “1325 Network” en Libia.

Mi trabajo en este proyecto surge de la convicción que es importante incluir a las mujeres libias en el proceso político para conseguir la paz. Esta creencia deriva de la experiencia de trabajo con TWBI y de la observación del rol de las mujeres libias en nuestra sociedad y en la revolución. También me han influido casos como el de Ruanda, por ejemplo. Mi tarea se ha centrado en utilizar las redes sociales como herramienta para dar a conocer casos y experiencias de otros países, así como las historias de grandes mujeres libias que han contribuído a mejorar las condiciones de vida de mujeres y niñas libias, en términos de apoderamiento y de educación.

> TWBI ha llevado a cabo una consulta en línea dirigida a mujeres libias, que han compartido sus experiencias en materia de seguridad. Cuáles han sido los resultados más destacados?

La consulta en su conjunto es destacable, por la variedad de historias reales que se han puesto sobre la mesa. Ha sido increíble ver cómo las mujeres quieren hacer sentir sus voces cuando  se les da la posibilidad de ser escuchadas. Recibimos alrededor de un millar de respuestas en menos de tres días. Son contribuciones que tienen mucho valor porque demuestran que los conflictos afectan a las mujeres de una forma específica. También reflejan su valentía para gestionar los riesgos de seguridad y aportan su perspectiva sobre el rol de las mujeres en las circunstancias actuales. Esto nos permite mejorar nuestro enfoque para darles poder.

> Según Amnistía Internacional, los defensores de derechos humanos en Libia sufren asedio, secuestros, torturas y otros tipos de violencia. Cuál es tu situación y la de tus compañerps de TWBI?

Por desgracia, es cierto que los activistas en Libia se enfrentan a muchos problemas, hasta el punto que les puede costar la vida. Personalmente, no he tenido ningún problema serio ni he sufrido ningún tipo de violencia física. En el seno de nuestro equipo, intentamos poner nuestra seguridad en primer lugar, y probamos de mantener nuestras identidades con un perfil tan bajo como sea posible. Sin embargo, sufrimos mucha violencia y asedio a través de Internet a causa de nuestro trabajo en las redes sociales.

> Después de seis años de conflicto, qué perspectivas tienes sobre el futuro de Libia?

No hay ninguna duda que la fase por la que está pasando Libia es difícil y dura para todos nosotros. Ahora bien, no tenemos que perder la esperanza de un futuro en paz, donde se respeten los derechos humanos y se termine el conflicto actual; como activistas, tenemos que contribuir a ello.