» Sant Boi de Llobregat

Sant Boi de Llobregat tiene una larga tradición en la lucha por la solidaridad, la cooperación al desarrollo y los derechos humanos, cosa que se ha traducido a lo largo de los años en distintos planes, programas y actividades. Actualmente, el Ayuntamiento destina el 0,83% de los recursos propios a la cooperación al desarrollo con los pueblos y países empobrecidos y a la sensibilización de la ciudadanía.

Una de las actividades más populares es el encuentro de la solidaridad “Barrejant”, que este pasado año 2016 celebró su edición número veinte. Todo empezó el 23 de marzo del 1986, cuando se organizó en el Parque de la Muntanyeta de Sant Boi de Llobregat la primera edición del encuentro, en el espacio de la Campaña Europea de la Juventud contra el Racismo, la Xenofobia, el Antisemitismo y la Intolerancia que, con el lema “Somos iguales, somos diferentes”, impulsaba el Consejo de Europa. Desde entonces, el “Barrejant” ha mantenido una serie de rasgos característicos: participación ciudadana (implicación de entidades de cooperación y solidaridad y culturales o sociales en la gestión del encuentro); compromiso solidario (yendo más allá de una simple muestra multicultural y buscando acciones concretas de solidaridad a distintas causas) y un programa de actividades que incluye las de debate y reflexión y las lúdicas y culturales (mesas redondas, exposiciones, charlas, actuaciones musicales o infantiles). En cada edición, el “Barrejant” ha escogido un eje temático que ha dado homogeneidad a las actividades de cada año y los derechos humanos han sido implícitos en todas ellas.

El compromiso de Sant Boi con los derechos humanos se ha plasmado también en las actividades de educación y formación para la solidaridad que se ofrecen en el municipio, sean dirigidas al mundo escolar (primaria y secundaria) como a la ciudadanía en general. A través de distintas campañas y acciones dirigidas a la toma de conciencia de la ciudadanía de los desequilibrios existentes entre el norte y el sur, se busca la implicación de la población como elemento central en la lucha por la equidad y la justicia global. La educación para el desarrollo trabaja porque este acceso a la información y el desarrollo de una actitud crítica sean herramientas para la acción.

Estas acciones y actividades para la promoción y la defensa de los derechos humanos tuvieron un hito importante con la acogida por parte de la ciudad de María Doris Rivera Ríos, defensora de derechos humanos colombiana que vivió y convivió en Sant Boi entre agosto del 2010 y febrero del 2011, en el marco del programa de defensores de derechos humanos impulsado en su momento per la “Oficina de Promoció de la Pau i els Drets Humans” de la Generalitat de Catalunya. Desde entonces el Ayuntamiento de Sant Boi de Llobregat impulsó y lideró el proyecto “Ciutats Defensores dels Drets Humans” como un paso más en la defensa y la promoción de los derechos humanos.

En los últimos dos años, el Ayuntamiento de Sant Boi también ha hecho una apuesta nítida para defender el derecho humano al asilo y los derechos humanos de las personas refugiadas, que se ha hecho efectiva con la puesta en marcha de un Plan Municipal de Acogida en la ciudad que, a través de un convenio con la “Comissió Catalana d’Ajuda al Refugiat”, en el año 2016 ha permitido cubrir hasta 26 plazas de acogida en la ciudad.

Además, el Ayuntamiento de Sant Boi  ha sido pionero en la realización de dos auditorías del cumplimiento de los derechos humanos en la ciudad (2003 y 2009), cuyos resultados se han trasladado hacia las políticas públicas municipales.