Esperanza Huayama

Perú

Derechos de las mujeres.
Derechos sexuales y reproductivos.
Derecho de las minorías étnicas y nacionales.
Asociación de Mujeres de la Provincia de Huancabamba.

https://saracuentas.lamula.pe

Esperanza Huayama lucha desde hace más de 20 años por las 300.000 mujeres indígenas esterilizadas por la fuerza durante el Gobierno del presidente Alberto Fujimori a través del Programa de Planificación Familiar y Reproductiva, directamente diseñado para reducir la población y controlar la natalidad de las mujeres indígenas y de las más pobres y analfabetas. Esperanza es víctima de la esterilización forzada y Presidenta de la Asociación de Mujeres de la Provincia de Huancabamba (AMHBA), desde donde denuncia a esta violación de los derechos humanos y un delito contra la humanidad. Algunas mujeres murieron durante la intervención, otras perdieron a sus bebés estando embarazadas y muchas siguen muriendo hoy en día por infecciones.

“Yo no sabía leer ni escribir y en 1996 aparecieron un médico y una enfermera a mi caserío de Rodeopampa. A las mujeres nos dijeron que teníamos que bajar a Huancabamba para vacunar a nuestros hijos, y en el hospital nos dijeron que era mejor que nos hicieran la ligadura para no tener más hijos. Nos dijeron que era orden del gobierno, nos hicieron unos análisis y me dijeron que estaba normal. Me pusieron la anestesia y me pasaron a una habitación para operarme; al cabo de un rato, escuché que una enfermera decía: “a señora estaba embarazada!”.

Por lo que parece, estaba de tres meses, pero no me había dado cuenta, y le supliqué al médico que no me operara, que prefería tener a mi hijo, pero no me hizo caso. Me hizo la ligadura en una de las trompas, pero yo seguí con mi embarazo hasta los 8 meses, con muchas complicaciones, hasta que di a luz; sin embargo, el bebé ya estaba muerto”. Este es el duro relato de la historia de Esperanza Huayama, recogido por la periodista Sara Cuentas hace un par de años en un artículo en El País.

Huayama fue una de las víctimas del programa de esterilizaciones forzadas impulsado por el gobierno de Alberto Fujimori, en Perú, durante la segunda mitad de los años noventa. También ha sido, después, una de las voces valientes que ha denunciado con insistencia esta grave vulneración de los derechos humanos. Hace más de 10 años que Esperanza ocupa cargos directivos en el AMHBA, entidad que preside desde hace poco más de un año. Dentro del AMHBA, Esperanza participa activamente en el Comité de defensa de los derechos humanos de las mujeres esterilizadas de Huancabamba. Convencida que la organización de las mujeres es clave para defender sus derechos, se plantea como uno de los retos del futuro más cercano la consolidación y el fortalecimiento de la Asociación Nacional de Mujeres Peruanas Afectadas por las Esterilizaciones Forzadas.

» Actividades Relacionadas

(Actividades solo en catalán)

» Entrevista

> Cuál es la situación de las mujeres esterilizadas a la fuerza durante el gobierno de Alberto Fujimori?

Estamos mal, tenemos muchos malestares y sufrimos molestias permanentes en nuestros vientres. La mayoría han sido abandonadas por sus parejas, porque ya no podemos tener relaciones sexuales como antes. Muchas han tenido cáncer en la zona donde fueron operadas, otras ya han muerto. No podemos trabajar como antes, y en consecuencia, nos hemos empobrecido. Nuestros hijos y hijas han migrado hacia las grandes ciudades para ayudarnos con la economía.

> Qué avances se han producido en los ámbitos de la verdad, justicia y reparación?

En relación a la verdad, las esterilizaciones forzadas fueron denunciadas por nuestra amiga Giulia Tamayo y por distintas organizaciones y entidades del país. Pero por parte del Estado peruano aún esperamos que se cree una Comisión de la Verdad que investigue qué pasó realmente y quienes fueron los culpables. En referencia a la justicia, estamos pendientes que la fiscal Marcelita Gutiérrez se pronuncie sobre la responsabilidad del expresidente Alberto Fujimori y los exministros Eduardo Yong Motta, Marino Costa y Alejandro Aguinaga. La investigación se abrió hace 14 años y aún está pendiente de resolver.*

Para la reparación, el gobierno de Ollanta Humala ha dado un primer paso, que podemos calificar de simbólico. Se ha creado un registro único de víctimas (Reviesfo) para documentar todos los casos de mujeres que fuimos víctimas de la esterilización forzada en Perú. Se nos ha entregado, después de una entrevista personal con cada afectada, una ficha que nos reconoce como víctimas. Eso nos permitirá exigir con más fuerza que nos reparen y, además, con esta ficha tenemos acceso a un tratamiento prioritario en el Seguro Integral de Salud, gestionado por el Ministerio de Salud. También tenemos derecho a la atención en Centros de Emergencia para la Mujer, del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables. No es una reparación, pero si un reconocimiento.


* La fiscal dictó sentencia en julio y anunciaba el archivo de la denuncia. El AMHBA ha emitido un comunicado de rechazo en contra del archivo y la impunidad de los responsables del delito contra la humanidad.