Hayat Rguibi

Sáhara Occidental

Protesta no violenta contra la ocupación
Equipe Média

Es una activista saharaui que trabaja para romper el bloqueo informativo que rodea el conflicto del Sáhara Occidental. Nació en Smara y creció en la ciudad más importante de los territorios ocupados, Al-Aaiun. Siendo todavía adolescente, en el año 2005, participó en la creación de una organización de jóvenes en lucha contra la ocupación, en el marco de las movilizaciones que se produjeron en Al-Aaiun y otras localidades.

Años después, en 2009, se involucró en un nuevo proyecto, Equipe Media, al que en la actualidad sigue dedicando sus esfuerzos. El objetivo de Equipe Media es romper el silencio forzoso y denunciar las vulneraciones de derechos humanos que se producen en los territorios ocupados del Sáhara Occidental. El pasado mes de marzo, la tarea de Equipe Media fue reconocida con el XII Premio Internacional de Periodismo “Julio Anguita Parrado”; el jurado valoró “su esfuerzo colectivo para hacer un periodismo de gran calidad, en cuatro idiomas, que suministra información a periodistas de todo el mundo y lucha para poner el foco sobre un conflicto olvidado por los medios de comunicación”.

A demás de Equipe Media, Rguibi forma parte del Foro Futuro de Mujeres Saharauis, nacido hace aproximadamente una década. Se trata de un colectivo que reivindica el papel de la mujer en la lucha contra la ocupación marroquí y por los derechos del pueblo saharaui. Según explica Rguibi, muchas de las mujeres que conforman el Foro han sido presas políticas y conviven con duras historias de vida.

La propia Rguibi ha sufrido graves torturas y ha pasado por la cárcel. En 2010, cuando tenía 20 años fue detenida en el aeropuerto de Al-Aaiun. Acusada de haber participado en el campamento de protesta de GdeimIzik, la activista pasó seis meses encarcelada. Actualmente se encuentra en libertad provisional, y desde 2013 reside en España. Primero se trasladó al País Vasco, y en los últimos tiempos ha vivido en Lanzarote.

» Entrevista

>¿Cómo es ser periodista en los territorios ocupados del Sáhara Occidental?

Si eres periodista sabes que puedes ser encarcelada, maltratada o asesinada en cualquier momento, porque Marruecos no quiere que se informe a los Estados extranjeros de lo que está pasando bajo la ocupación. Ser periodista es realmente peligroso.
El caso de nuestro compañero Mohamed Mayara es ilustrativo. Siempre está redactando informes, y traduce contenidos al inglés, al alemán y al francés. Mayara era profesor, pero ahora ya no le permiten trabajar, tampoco en otras ocupaciones. Sufre mucha presión, tanto él como su familia. A su mujer, que no es activista, también le han quitado el trabajo.

>Tú también has sufrido represión.

En el Sáhara ocurren muchas cosas, casi cada día hay cosas nuevas. Por ejemplo, antes de ayer* estaba en Al-Aaiun, en la calle, y estaba grabando. Vino la policía e intentó robarme el móvil. Me dijeron que no tenía derecho a grabar, que no tenía carnet de periodista y que lo que estaba haciendo era ilegal. Entonces les respondí que los que estaban haciendo algo ilegal eran ellos estando allí. Fue grave, porque me dijeron que tenía que ir a comisaría a firmar un documento en el que reconocía que yo no tenía derecho a grabar, y me negué. Les dije que, si querían, que me llevasen a la fuerza, pero que yo no iba a ir ni en su coche ni en taxi.

La situación está cada vez peor. Y tampoco puede entrar ningún periodista extranjero. En abril, dos amigas del País Vasco vinieron a mi casa. Se pasaron un día grabando entrevistas con activistas y miembros de asociaciones del Sáhara, pero después vino la policía a casa, pegaron a mis hermanos y dijeron que ellas tenían que ir a Agadir. Fue una noche increíble.

>¿Cuáles son tus expectativas respecto al futuro del Sáhara Occidental?

Nosotros queremos nuestra tierra, pero no queremos la guerra, no queremos más sangre. Sobre nuestro futuro, no tengo un análisis, pero parece que los demás Estados se preocupan más por sus intereses y por los recursos de los pueblos empobrecidos. No obstante, todavía tenemos fuerza para luchar contra la ocupación, contra el sufrimiento de nuestro pueblo.

>En varias ocasiones has expresado tu preocupación por la juventud saharaui.

Marruecos tiene una estrategia contra la juventud. Por ejemplo, me preocupa mucho ver que hay niños de 11 o 12 años que se drogan. Y vivimos en un Estado 100 % militar que, en vez de luchar contra las drogas, lucha contra la gente que se manifiesta bajo la ocupación. También hay muchos jóvenes en la cárcel, que no pueden finalizar sus estudios.

>A principios de año se firmó un nuevo acuerdo de pesca entre Marruecos y la UE que incluye las aguas del Sáhara Occidental. ¿Qué suponen ese tipo de acuerdos para la lucha del pueblo saharaui?

La UE y los Estados europeos saben que estos acuerdos son ilegales, y están también manchados con nuestra sangre. Cuando firman, firman contra la paz y contra un pueblo que sufre diariamente la ocupación. Le interesan más nuestros recursos, y es evidente que están apoyando la ocupación y actuando en contra de la democracia, la paz y la dignidad.

*Esta entrevista se realizó el 21 de junio de 2019, cuando Rguibi acababa de regresar de una visita al Sáhara Occidental.