Karla Avelar

El Salvador

Defensa de los derechos de la población LGBTI
COMCAVIS Trans
Asile LGBT

https://www.comcavis.org.sv/

https://asile-lgbt.ch/

“originaria del Salvador y exiliada en Suiza, Karla Avelar lucha desde muy joven para defender los derechos de la población LGBTI, i especialmente los de las mujeres trans. Nació en el año 1978 en el seno de una familia empobrecida y profundamente católica. En el entorno familiar sufrió abusos y violencia, también sexual, y con nueve años se vio obligada a irse de su casa. Vivió unos años en la calle, expuesta a múltiples violencias ejercidas, entre otras por autoridades públicas y miembros de pandillas.

A finales de los años 90, Avelar fue encarcelada durante cuatro años por haber herido, en legítima defensa, un hombre que la había atacado. La etapa de privación de libertad fue especialmente dura para ella. Su condición de portadora del VIH se vio agravada por los abusos que sufrió en manos de pandilleros, que la convirtieron en sirvienta y un objeto sexual.

Antes de entrar en prisión Avelar ya se había convertido en una firme defensora de los derechos de la población LGBTI. El año 1991, con un grupo de activistas, había mirado de organizar y registrar, sin éxito, la asociación El Nombre de la Rosa. Más tarde, en 1996, había participado en la fundación de Aspidh Arcoiris Trans, que tenía como objetivo visibilizar las necesidades del colectivo y especialmente de las personas trans. Ahora bien, después de pasar por el sistema penitenciario del país, su compromiso con la defensa de los derechos humanos no paró de consolidarse.

El año 2008, consiguió poner en marcha la asociación COMCAVIS Trans, Comunicando y Capacitando a Mujeres Trans, una organización que lideró hasta el 2017.

Desde esta entidad, la activista desarrolló una importante tarea de incidencia política, tanto en el Salvador como a nivel internacional. En 2013, por ejemplo, Avelar se convirtió en la primera mujer trans en comparecer frente la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, donde denunció al Estado del Salvador por discriminación y crímenes de odio contra las personas LGBTI.

La situación de seguridad de la activista, que había sido muy precaria al largo de su vida (Avelar acumula varios intentos de asesinato), se fue agravando progresivamente. En el 2017, fue nominada al prestigioso premio Martin Ennals para defensores y defensoras de los derechos humanos. En Suiza, donde viajó para asistir a la ceremonia del galardón, decidió juntamente con su madre que ninguna de las dos podía retornar al Salvador. Sus vidas corrían peligro.

Desde entonces, vive exiliada en el país alpino. Continúa colaborando con COMCAVIS Trans como delegada frente los mecanismos de Naciones Unidas en Ginebra. Trabaja para hacer incidencia y dar a conocer la tarea de su organización, y participa también en la elaboración de nuevos proyectos. Además, forma parte del grupo asesor de la Plataforma Internacional contra la Impunidad. Entre otras, esta coalición de organizaciones da apoyo a diferentes entidades LGBTI que participan en procesos de Naciones Unidas, como por ejemplo el Examen Periódico Universal. El pasado mes de junio se incorporó también en el comité directivo de la organización Asile LGBT, con sede en Ginebra.
.

» Entrevista

>¿Cuáles son actualmente las principales líneas de trabajo de COMCAVIS Trans?

Para el periodo 2020-2025, la organización mantendrá algunos de sus ejes de trabajo y creará de nuevos. Se trabajará para avanzar en el reconocimiento y la protección de los derechos humanos de la población LGBTI del Salvador, a través de la inclusión en las políticas públicas y la agenda social de las necesidades y realidades del colectivo. Además, se reforzarán mecanismos y herramientas de respuesta frente la violencia contra la población LGBTI y las migraciones y desplazamientos forzosos. También se trabajará para contribuir al desarrollo local, y para potenciar las capacidades y habilidades de la comunidad para que puedan fortalecer la sociedad y sus derechos. Por último, se desarrollarán capacidades y herramientas para facilitar la inserción social y prevenir la reincidencia y posibles situaciones de vulnerabilidad de la población LGBTI privada de libertad.

>Precisamente, uno de los ámbitos en que ha trabajado intensamente COMCAVIS Trans es en la mejora de la situación de las mujeres trans encarceladas.

Es una tarea que se inspira en la realidad que yo viví como persona trans privada de libertad, en que fui objeto de múltiples violaciones. Trabajamos este ámbito desde el 2011, cuando incorporamos en nuestro plan estratégico un eje de actuación en centros penales enfocado específicamente en las personas LGBTI privadas de libertad, en coordinación con la Dirección General de Centros Penales y la Procuraduría de Derechos Humanos. Nos planteábamos sensibilizar, a través de capacitaciones, al personal administrativo y guardias del centro penal de Sensutepeque. También queríamos empoderar las personas LGBTI privadas de libertad para que pudieran reclamar la garantía de sus derechos, así como recolectar denuncias de violaciones de derechos humanos.

>¿Podrías compartir algunos de los éxitos alcanzados desde entonces?

Hemos conseguido la creación de un sector especial para personas LGBTI privadas de libertad, y acceso a ropa femenina y la posibilidad de no cortar el pelo a las mujeres trans. Además, hemos gestionado proyectos de donaciones para las personas trans privades de libertad. A nivel institucional, hemos firmado un acuerdo de trabajo con la Dirección General de Centros Penales, y hemos trabajado en la creación y puesta en marcha de una política LGBTI interna del Ministerio de Justicia, que incluye diversas instancias de gobierno (entre otras, la Dirección General de Centros Penales.

Actualmente, COMCAVIS Trans ha ampliado su trabajo en tres de los principales centros penitenciarios con población LGBTI. Para el nuevo período de trabajo, la organización se propone identificar e investigar denuncias para litigar en tribunales y presentar información frente mecanismos de protección de derechos humanos.

>Además de dar apoyo a las persones del colectivo LGBTI, especialmente a las mujeres trans, COMCAVIS Trans trabaja también con los entornos.

Per la organización es muy importante trabajar con los grupos que rodean la vida social y familiar de las personas trans para hacer sensibilización e incidencia. Con nuestro trabajo, pretendemos disipar mitos y estereotipos sin fundamento en relación a las personas LGBTI. Proporcionamos información actualizada y fidedigna para ayudar a padres, madres, parejas y amistades de jóvenes LGBTI a entender mejor estos temas, para que se puedan construir relaciones más sólidas. Son recursos que ofrecemos a través de formaciones, encuentros, investigaciones e intervenciones directas con familiares y amistades, tanto de forma individual como en grupo. Se trata de incorporar a la vida de estas personas conocimientos básicos de derechos humanos, que puedan ser utilizados frente cualquier situación de discriminación.

>En 1995 hiciste pública tu condición de portadora del VIH.

La negativa del Ministerio de Salud de mi país de atender y dar antiretrovirales a personas con VIH me obligó a exponerme de esta manera frente una sociedad que sataniza, criminaliza y discrimina las personas LGBTI, más aún si tienen VIH. Tomé esta decisión por muchas razones, pero la principal fue las ganas de vivir. Al final, me dejó una grata satisfacción y me abrió a un posicionamiento político muy fuerte a nivel de país.

>¿Qué obstáculos impiden a las mujeres trans con VIH recibir una atención médica adecuada?

Los obstáculos adicionales con los que se encuentran las personas transgénero en la atención médica tienen que ver con el temor fundamentado de ser discriminadas por los y las profesionales de la salud, o de que se les niegue el tratamiento por causa de su identidad o expresión sexual. Estas barreras aumentan las probabilidades que las personas trans eviten hacerse la prueba y hacen disminuir las probabilidades que se mantengan bajo atención médica en relación con el VIH.