Luz Marina Hache

Colombia

Derecho a la Paz
Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado (MOVICE)

 

www.movimientodevictimas.org

T iene 65 años, es madre de 4 hijos y es víctima de desaparición forzada de su compañero. Eduardo Loffsner Torres, el 20 de noviembre de 1986. Hace 34 años. Fue líder sindical durante 45 años. Primero en un sindicato del sector bancario y luego al sindicato de la fiscalía general de la nación. Debido a su trabajo y la promesa que le hizo a su compañero, no habló de la desaparición durante 14 años.

Su compañero fue dirigente sindical de la Universidad Pedagógica de Colombia y militante del “Movimiento 19 de abril”, una organización política-militar durante sus inicios. “Me hizo prometer que si lo desaparecían yo no mostraría mi dolor al estado colombiano cargando su foto”.

Luz Marina, por su actividad sindical, se vinculó a la Fiscalía general de la nación en 1994 y allí fue responsable del área de derechos humanos. En el año 2000 desapareció una comisión judicial en la ciudad de Valledupar, una ciudad cercana a la costa del Norte de Colombiano. Fue, conoció los hechos que ocasionaron la desaparición de los compañeros, habló con los familiares y volvió con toda esta información a Bogotá. Al llegar, recibió la primera amenaza vía telefónica. A partir de entonces, no pararían. Sin embargo, Luz Marina no dejó nunca su compromiso y participó en la creación del Movimiento de Víctimas de Crímenes Estado (MOVICE) para reivindicar a las víctimas de crímenes cometidos por el estado, sea por su acción u omisión.

 Fue víctima de un atentado por parte de los paramilitares después de haber organizado una marcha para pedir justicia por los funcionarios desaparecidos. El atentado tuvo consecuencias graves para su salud. Es entonces cuando una organización colombiana muy reconocida a escala internacional, el Colectivo de abogados José Alvear Restrepo (CAJAR) contactó con Amnistía Internacional y la sacaron del país a través de un proyecto de protección para defensoras de derechos humanos en Colombia. Estuvo exiliada 3 años en Lyon, Francia, dejando 4 hijos atrás.

Haber participado en la creación del MOVICE le ha supuesto todo un compromiso político y desde su creación ha sido la portavoz nacional del tema de desaparición forzada. Ahora, mientras ella está en Cataluña, es su hijo quien hace de portavoz. Aunque Luz Marina nunca quiso implicarlos en sus actividades, tres de sus cuatro hijos son defensores de derechos humanos.


» Entrevista

> ¿Cuándo se empiezan a plantar las semillas para crear MOVICE?

En 2004 el entonces presidente Álvaro Uribe propuso un diálogo con el paramilitarismo colombiano y las víctimas del conflicto. Nosotros pusimos sobre la mesa que el Estado no podía dialogar porque eran parte del mismo y que entendemos que el paramilitarismo ha sido una organización creada, financiada y apoyada por el estado colombiano. Ahí fue cuando decidimos organizarnos aquel mes de septiembre de 2004 y crear el Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado que surgió formalmente el mes de julio de 2005.

> Y enseguida comenzaron las amenazas…

El mes de julio nos encontramos ya unas 7000 personas en Bogotá. Una asamblea que no fue exenta de problemas, pues los paramilitares trataron de entrar donde estábamos reunidas amenazándonos y mostrando armas. Un episodio complicado. Entonces, el portavoz de las víctimas era Iván Cepeda, que hoy es congresista, hijo de Manuel Cepeda, que fue asesinado por ser del partido comunista y de la UP (Unión Patriótica).

Hemos hecho muchas actividades que han generado diferentes amenazas a las que yo no puse mucha atención porque sé que son parte del coste político que debemos asumir las víctimas. Sobre todo cuando las víctimas somos generadas por el estado colombiano.

> No os quieren reconocer como víctimas.

Dentro de las víctimas hay víctimas del paramilitarismo y víctimas de las Fuerzas Armadas colombianas como es mi caso. Esto ha hecho que por un lado el Estado quiera invisibilizar y desconocer que existimos como víctimas. Aún así el MOVICE ha conseguido ganar una audiencia nacional e internacional porque tenemos una posición sobre lo ocurrido en Colombia y ante lo que pasa en Colombia.

> Eres defensora de derechos políticos no sólo de los derechos de las personas desaparecidas, sino de todas las víctimas: víctimas de desplazamiento, de homicidio selectivo, de masacres, de amenazas.

MOVICE está conformado por más de 200 organizaciones que han sido victimizadas por víctimas directas y acompañantes de víctimas. Hemos hecho un trabajo de concientización a la sociedad colombiana de que efectivamente las víctimas de crímenes de estado existimos.

> Y dentro de este marco llega el Proceso de Paz con la guerrilla más antigua de América latina y del país, las FARC

Las víctimas hicimos varios encuentros para determinar qué postura tendríamos ante este diálogo que el estado colombiano, con el anterior presidente Juan Manuel Santos, estaba estableciendo con las FARC. Decidimos apostar a la propuesta de Paz porque creemos y estamos convencidas de que Colombia necesita ser un país diferente.

Sesenta víctimas viajamos a La Habana, nos hicimos escuchar y tuvimos exigencias. Por primera vez las víctimas de desaparición forzada tuvimos una visibilización, y por ello se crea una unidad de Búsqueda de personas dadas por desaparecidas en el marco del Conflicto armado y se genera el Sistema integral de Verdad Justicia Reparación y garantías de No repetición.

> Existe también la comisión de la Verdad

Sí. En diciembre de este año cumplirá su período de tres años, que fue el tiempo que le dio la ley. Creemos que la Verdad será una verdad parcial porque sólo investigará hasta el momento de la firma (2016) y en Colombia han seguido pasando cosas. Además, es un país donde muchas personas no tienen acceso ni a las tecnologías ni pueden hablar todavía porque aún viven en zonas controladas por los paramilitares y hoy también por el narcotráfico. Será una comisión que dará una verdad que creemos que no tendrá el que las víctimas esperamos.

> Las amenazas no paran

Salió Santos de la presidencia y llegó Duque, el actual presidente de la república, que representa el sector de la ultraderecha colombiana de Álvaro Uribe. Internacionalmente ha vendido la idea de que apoya el proceso de paz, pero en la práctica vemos que no es cierto porque internamente en Colombia tras la firma de este acuerdo han sido asesinadas, hasta diciembre del año pasado 1.277 líderes sociales, 272 ex combatientes desmovilizados que creyeron con la posibilidad de la paz. Hasta el mes de diciembre contábamos 95 masacres, y hoy son ya 106. Además, el gobierno ha aprovechado esta pandemia que nos ha tenido confinados para tomar una serie de medidas y expedir decretos que apoyan, fundamentalmente, al sector bancario. Al pueblo colombiano lo ha dejado desprotegido.

> Y vino el Paro Nacional

Previo a la pandemia, el 20 de noviembre de 2019, se organizó un PARO NACIONAL como lo que está pasando ahora. Tres días después la policía asesinó a la ciudad de Bogotá a un chico de 17 años, estudiante de secundaria, Dilan Cruz. Desde MOVICE tomamos la voz porque claramente la muerte de Dylan es parte de los Crímenes de Estado que llevamos nosotros. Entonces recibí la primera amenaza del 2019. Desde entonces hasta diciembre del año pasado tuve 7 amenazas. Esto provocó que mis hijos, que han acompañado esta lucha, se preocuparan por la situación de seguridad que yo estaba viviendo y como familia determinamos que yo debía o salir del país o de callarme. Por ello actualmente estoy en Cataluña.