Sandra Zambrano

Honduras

Derecho del colectivo LGTBI.
Derecho a la Salud (prevención del VIH/SIDA).
Asociación para una Vida Mejor de Personas Infectadas y Afectadas por el VIH-SIDA en Honduras (APUVIMEH).

www.casarenacer.blogspot.com.es

Sandra Zambrano es abogada de derechos humanos de la Asociación para una Vida Mejor de Personas Infectadas y Afectadas por el VIH-SIDA en Honduras (APUVIMEH). APUVIMEH, nacida en 2004, trabaja con la comunidad de personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexuales así como con afectados por el VIH/SIDA en Honduras. También gestiona un refugio para personas LGTBI con VIH/SIDA, la “Casa Renacer”, y otros proyectos que incluyen un programa para la prevención del VIH/SIDA e infecciones sexuales y un proyecto para jóvenes gais.

A finales de los 90, Sandra Zambrano descubrió que uno de sus hermanos, Juan de Dios, estaba viviendo la etapa final del sida. La familia no detectó la infección hasta que ya estaba muy avanzada, y fue entonces cuando Sandra vió claro cómo funcionan las discriminaciones. Su hermano tenía un problema de alcoholismo, pero nunca lo habían echado del trabajo por este motivo. En cambio, el despido llegó enseguida cuando se supo que tenía el sida. Pero él no calló y denunció su caso a los medios de comunicación.

“Empezamos la lucha y no estábamos solos, aunque había muchos mitos y leyendas”, recordaba Sandra en una entrevista del año pasado. A posteriori, otro hermano del activista, José Zambrano, empezó a involucrarse en la defensa de los derechos de las personas lesbianas, gais, trans, bisexuales e intersexuales (LGTBI). Muchos compañeros de José estaban infectados por el VIH, y eso hizo que los dos hermanos empezaran a trabajar en la acogida de personas que sufrían el sida.

La actividad como defensora de los derechos humanos ha llevado a Sandra a sufrir numerosas amenazas e intimidaciones. También su entorno más cercano ha sido agredido, como su hija, que fue secuestrada durante unas horas en 2013, o dos de sus sobrinos, que este año han salido del país por motivos de seguridad. Otro sobrino, Allan Yoni Banegas Godoy, fue secuestrado el 13 de mayo pasado y posteriormente asesinado. APUVIMEH cuenta desde el año 2013 con una medida cautelar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH); en julio del 2015, se solicitó su ampliación.

» Actividades Relacionadas

(Actividades solo en catalán)

» Entrevista

> Cómo empezó tu activismo por la defensa de los derechos de las personas LGTB y con VIH?

Desde muy joven, mi casa y la de mi abuela estuvieron habitadas por muchísimas personas LGTBI. Eran amigos y amigas de mi hermano José Antonio, activista de los derechos LGTBI en Honduras desde hace 32 años. Muchos de ellos murieron durante los años 80 y 90 por el VIH. Pero lo que más marcó mi vida fue la pérdida en 1997 de mi hermano Juan de Dios, que también era activista y nos dejó a causa de la pandemia. Mi lucha es familiar. El hecho que mis dos hermanos fueran activistas, sumado a la discriminación que sufrimos tanto mi familia como mis amigos muertos, me animó a seguir los pasos de José Antonio.

> Participas en distintos proyectos sobre VIH/SIDA y otras enfermedades de transmisión sexual. Cuáles son los problemas más importantes en este ámbito?

No recibimos ningún tipo de apoyo. El Estado no ha asumido ni su obligación de recoger en los presupuestos nacionales la financiación de los profesionales de salud capacitados por el Fondo Global. En los dos últimos años ha habido hasta ruptura de stock de terapias de rescate durante algunos meses, cosa que va en contra las personas que toman aniretrovirales.

> Háblanos de la Casa Renacer.

Nuestra organización cuenta con la Casa Renacer desde hace 13 años. Es un hogar temporal para personas que viven con el VIH. No hemos contabilizado cuánta gente ha pasado por ahí desde que la estrenamos, pero calculamos que deben ser alrededor de 2.000 personas o a lo mejor más. Acogemos a todas las personas que necesitan nuestros servicios, sin coste alguno. Ofrecemos alojamiento, alimentación, acceso a la medicación y a exámenes, apoyo psicosocial y ayuda para el empoderamiento y la reinserción a la familia. Habitualmente la gente nos llega a través de hospitales o de ONG, ya que como comentaba antes, no tenemos ningún apoyo del Estado. El gobierno no tiene este tema en su agenda política, pero sobrevivimos. El sistema de salud sufrió un proceso de transformación y han desaparecido los programas sobre infecciones de transmisión sexual y VIH.