Valdênia Paulino

Brasil

Lucha contra la pobreza y la exclusión social y seguridad en el ejercicio de los derechos humanos.
Centro de Defensa por los Derechos de la Infancia y la Adolescencia (CEDECA) de Sapopemba.

www.cedecasapopemba.org.br

Defensora contra la pobreza y contra la violencia en los barrios más marginales de Brasil. Después de ayudar a crear en el año 1999 el Centro de Derechos Humanos de Sapopemba -barrio periférico de Sao Paulo que concentra más de 30 favelas-, su compromiso con los derechos humanos la llevó a investigar y documentar las denuncias contra la policía sobre torturas, maltratos, ejecuciones extrajudiciales, extorsiones y corrupción. Defensora de los ciudadanos ante la Policía del Estado de Paraíba desde el mes de septiembre de 2011 hasta que las amenazas de muerte la obligaron a dejar el cargo.

» Activitats Relacionades

(Actividades solo en catalán)

» Entrevista

> Has recibido muchas amenazas a causa de tu activismo. En qué situación te encuentras?

La coyuntura actual en Brasil es muy adversa para los defensores y defensoras de derechos humanos porque la situación es crítica y peligrosa. En mi caso, cuando volví a Sao Paulo recibí la noticia que una autoridad policial que había sido denunciada con mi ayuda por crímenes de tortura había sido escogida como diputada estatal. Actualmente ocupa la presidencia de la comisión de seguridad en la Asamblea Legislativa del Estado, pero yo sigo trabajando para denunciar violaciones de derechos humanos. En el mes de octubre fui protagonista de una importante denuncia por la ejecución de un trabajador por parte de policías militares, y fui responsable del informe que entregamos al Relator de la ONU para los casos de tortura.

> Desde el CEDECA, denunciáis las violencias que sufren los niños y los adolescentes de las periferias.

Denunciamos todo tipo de violencia, pero principalmente la institucional, que se expresa sobretodo en cuatro áreas: la educación, el ocio, la formación profesional y la seguridad. En el ámbito de la educación, denunciamos la discriminación social y racial en las escuelas, así como la falta de plazas; en el ocio y la cultura, la ausencia de políticas públicas; en la formación profesional, la ausencia de oportunidades para que los jóvenes de las favelas se preparen para el mundo laboral; y respecto a la seguridad, denunciamos la violencia policial: ejecuciones sumarias, destrucción de documentos personales por parte de la policía, torturas, etcétera. La situación es tan grave que hasta los políticos conservadores ya admiten el genocidio contra la juventud negra y pobre del país.

> Cómo es la formación sobre derechos humanos que ofrece el CDHS?

Organizamos distintas actividades formativas, talleres en escuelas, festivales de música, elaboramos manuales, etcétera. El objetivo es dar a conocer a los trabajadores y trabajadoras de las favelas y otras comunidades pobres como funcionan las instituciones del Estado en el que viven, qué proceso histórico les ha llevado a la situación de pobreza, los derechos que han sido conquistados por el pueblo trabajador, los caminos que se han seguido para hacerlos efectivos y los instrumentos existentes para denunciar las violaciones de derechos. En el año 2015 creamos la Escuela de Ciudadanía de Sapopemba. Funciona con profesores voluntarios que son fiscales, jueces, la delegada de la policía, profesorado universitario, líderes de movimientos sociales, periodistas, etcétera. Las clases se hacen en centros comunitarios, en iglesias y en la sede del CDHS.