Ciudades Defensoras de los Derechos Humanos se adhiere a la carta de apoyo de Ríos Vivos

Desde Ciudades Defensoras de los Derechos Humanos hemos emitido un comunicado para adherirnos a la carta abierta en apoyo a las comunidades de Ituango afectadas por la construcción de la presa Hidroituango y concretamente a Milena Florez, presidenta de la organización Ríos Vivos y participante en la XI edición del proyecto.

Enlace a la carta abierta: https://riosvivoscolombia.org/wp-content/uploads/2022/11/Carta-abierta-organizaciones-internacionales-acompanan-a-comunidades-movimiento-rios-vivos.pdf

Las comunidades afectadas por Hidroituango

A principios de noviembre, la presidenta del Movimiento Ríos Vivos de Colombia, Milena Florez, fue amenazada en un contexto de protestas de la población del Cauca contra Empresas Públicas de Medellín (EPM), la constructora de la central hidroeléctrica Hidroituango. Poco después, unas 400 personas vinculadas al Movimiento Ríos Vivos empezaron a movilizarse desde las subregiones del Norte, Occidente y Bajo Cauca (Antioquia) hasta Medellín para reclamar a EPM que detenga la puesta en marcha de la central hidroeléctrica.

El próximo 30 de noviembre está previsto que entre en funcionamiento la central, que generará el 17% de la energía del país para el año 2026, según aseguran desde EPM. La presa, que mide 225 metros de altura y tiene un volumen de 20 millones de metros cúbicos, será la más importante de Colombia y una de las más importantes de América Latina.

Las comunidades del Cauca llevan años de lucha y movilizaciones pacíficas para detener, en primer lugar, la construcción de la central, y ahora, su puesta en marcha. Aseguran que la central ha provocado graves impactos socioambientales como el deterioro de los ríos y la perdida de las formas de vida de la población, a pesar de que la empresa afirma que traerá grandes beneficios para el país. Estas movilizaciones han dado lugar a amenazas y asesinatos durante los últimos años. El 2018, diversos integrantes del Movimiento Ríos Vivos fueron asesinados durante las fuertes inundaciones provocadas por la construcción de la presa en que más de 15.000 personas fueron evacuadas de Valdivia, Cáceres y Tarazá, y en que 130.000 estuvieron en peligro.

Desde 2013, Milena Flórez ha formado parte del Movimiento Ríos Vivos. Pertenece también a la Organización de Mujeres Defensoras del Agua y de la Vida AMARU y es la presidenta de la Asociación de Víctimas y Afectados por Megaproyectos Orejón, Chirí y Buenavista (ASVAM ORCHIBU). En 2019 tuvo que salir del país para denunciar el crimen ambiental de la hidroeléctrica Hidroituango y las vulneraciones a los derechos humanos y ambientales que este proyecto ha traído a la región. “El proyecto ha pasado por encima de los derechos de las comunidades y de personas víctimas de un conflicto armado que se han visto revictimizadas y discriminadas por Hidroituango”.

Enlaces de interés: