Hatice Kamer

Kurdistan

Freedom of the press in defense of the rights of minorities.
Association of journalists in Diyarbakir.

Director of cinema and Kurdish journalist, directs an association of local journalists in Diyarbakir. Correspondent to British (BBC) and German media. Activist for the collective rights of the Kurdish people. She was jailed by the Turkish authorities while documenting a mining accident, accused of supporting the pro-Kurdish PKK party. The probable reason for her arrest is her coverage of unpleasant issues for the Turkish government and for international media. The German journalists’ association called for the release of the internationally renowned reporter because she is one of the few who is still sending independent news about what is happening in Turkey. After the failed coup d’état attempt last July, the Turkish government has jailed more than a hundred journalists. She can also show the displacement of the Kurdish people and the situation of people in search of refuge in Turkey, as she has covered that issues and has directed a film about a Kurdish boy refugee in the EU.

» Entrevista

> Cómo valoras la situación de periodistas y medios en Turquía después del intento de golpe de estado?

Por desgracia, la situación no es prometedora, ya que un total de 169 periodistas (entre ellos muchos kurdos) están encarcelados, más de 200 medios de comunicación han sido clausurados por decreto ley y muchos periodistas han sido procesados. Muchos otros han tenido que huir al extranjero. Algunos de los principales periodistas continúan informando a través de canales de noticias en Internet. Lamentablemente, los periodistas que comunican noticias sobre la oposición son vinculados a una organización terrorista.

> Cuál es el rol de la Asociación de Periodistas del Sudeste de Turquía?

Es una organización profesional que forma parte de la Federación de Periodistas de Turquía; tiene 40 años de experiencia y cuenta con unos 230 miembros, periodistas que trabajan en la región y que han tenido que hacer frente a muchos problemas a lo largo de los dos últimos años (ataques, detenciones, etc.). La entidad trabaja para ofrecer soluciones legales y profesionales a sus miembros. De vez en cuando, se coordina con otras organizaciones del país para luchar contra la ausencia de libertad de prensa y la presión que reciben los periodistas, pero no funciona como organización de derechos humanos. Se sitúa entre los principales medios de comunicación y los medios de la oposición para intentar encontrar un equilibrio y comunicar a la región. Sin embargo, es discutible hasta qué punto es capaz de conseguir cumplir con sus objetivos.

> Fuiste detenida en Sirvan a finales de noviembre, acusada de haber dado tu apoyo al PKK a través de tu información.

El 17 de noviembre hubo un accidente en una mina, y diez días después, se habían recuperado los cuerpos de diez trabajadores y aún restaban seis bajo tierra. Se dijo que aquellos no podrían recuperarse y eso hizo enfadar a las familias. Yo quería hacer una noticia de los últimos eventos, pero aquél día, la primera dama Emine Erdogan, y el ministro de Energía Berat Albayrak (yerno del presidente) visitaron la zona. Algunas organizaciones de prensa habían sido informadas de la visita, pero yo no lo sabía. Los ministros toman ahora más medidas de seguridad cuando vienen, y las familias fueron apartadas del lugar del accidente… y por supuesto, reaccionaron.

Yo estaba entrevistando a los padres de los trabajadores, tomando notas y haciendo fotografías. Al no estar acreditado y al parecerles que tenía actitudes sospechosas, fui detenida por una unidad antiterrorista. Según la nueva legislación, con una justificación razonable te pueden arrestar en cualquier sitio y en cualquier momento. Bajo el estado de emergencia, puedes estar detenido hasta 30 días; yo lo estuve durante dos días.

> Trabajas para distintos medios extranjeros… te sientes protegida por estos vínculos internacionales?

Sin duda, las organizaciones en las que trabajo influyeron en mi liberación, pero no siempre tienen el mismo impacto. El caso del periodista de Die Welt Deniz Yüce prácticamente ha provocado una crisis diplomática entre Turquía y Alemania, pero aún está detenido. El presidente y otros cargos del gobierno acusan a los periodistas extranjeros de ser espías, hecho que hace muy difícil el trabajo de los periodistas que trabajamos para organizaciones extranjeras. A todo el mundo se le aplica un patrón de culpabilidad: si formas parte de uno de los medios de la oposición turca, quiere decir que estás vinculado al FETÖ; si eres kurdo, estás ligado al PKK. Estas acusaciones también son un obstáculo para ejercer tu trabajo.