Jeison Castaño “Jeihhco”

Colombia

Right to Peace.
“Casa Kolacho”.

C15 HIP HOP

Jeihhco is activist for peace, coexistence, and non-violence in Medellín communes, where a large part of the population are families displaced by armed conflict. He promotes, through hip-hop, the recovery of memory, dignity and working with young people to offer them life options, no longer with armed violence still so present in these neighborhoods.

“Jei” from Jeison, “hh” from hip-hop, “co” from Colombia. These are the three areas through which the activist Jeison Castaño has built his artistic identity. Born in the “Comuna 13” in Medellín, Jeihhco lived the childhood and adolescence in a territory where the street was the center of life, but also, occasionally, the battlefield of the Colombian armed conflict. He met hip-hop in 1996 when he was 11 years old, but it was not until 2002 that he realized the transformer potential that had the music that made him vibrate. As he explains, it was then when he moved from “do” hip-hop “to be” hip-hop.

He sees the art and culture as purposes in themselves, but also as tools that cannot break away from work and social transformation. Her career clearly reflects this philosophy. He has participated in the design and implementation of numerous projects, including the hip-hop network “La Élite”, the “Revolución sin muertos” festival and, more recently, the “Casa Kolacho”. At present, he is a cultural manager in the “Comuna 13” and joins the rap group C15. Jeihhco usually uses words that may seem over-used, as “peace” or “love.” It does it not complexed and he is convinced that they are the key to build the future. In one arm, he has tattooed the word “passion”. In the other, the profile of his house: the “Comuna 13”.

» Related Activities

(Activities only in Catalan)

» Entrevista

> Qué quiere decir “hip-hop” en la Comuna 13 de Medellín?

El hip-hop se ha convertido en el eje orientador de la identidad y la expresión juvenil. Cada día más niños y jóvenes se vinculan a este movimiento e incluso se han creado espacios de formación. El hip-hop potencia procesos asociativos que tienen en común una cierta inconformidad ante la guerra y el conflicto armado, y favorece de esta manera la formación de grupos y organizaciones que se implican en la transformación social. El hip-hop de la Comuna 13 no había tenido nunca tanta fuerza y proyección: aparece en notas de prensa y programas de televisión, las canciones se escuchan en la radio y los videos registran miles de visitas en las redes sociales. Las calles de nuestros barrios muestran más de 150 grafitis; tenemos grupos de baile organizados y una de las mayores escuelas de hip-hop del país, que funciona activamente en la formación de jóvenes. Actualmente el hip-hop de la Comuna 13 se ha convertido en un referente en Colombia gracias a su calidad artística, la capacidad para gestionar escenarios públicos y el impulso y consolidación del festival Revolución Sin Muertos.

> Cuál es la situación de la Comuna 13 actualmente?

Vive un momento muy singular, ya que sus grupos artísticos tienen cada vez más proyección. Los procesos sociales son potentes y se trabaja para fortalecer el tejido social de los barrios. En los últimos años, además, el gobierno municipal ha hecho una amplia inversión en infraestructura urbana (bibliotecas, el Metrocable, escaleras mecánicas, pistas, escuelas, etc.). Sin embargo, desde mi punto de vista, esta inversión ha sido desorganizada y no ha conseguido abordar los problemas estructurales que viven nuestras comunidades. No se ha atacado a la desigualdad histórica que sufrimos desde hace muchos años. También hemos tenido una elevada inversión en seguridad. Durante mucho tiempo fuimos el territorio urbano más militarizado de toda América Latina y, aún así, seguíamos siendo la comuna más violenta de la ciudad. Hoy en día, las calles de nuestros barrios también son patrulladas por policías y militares, pero en los callejones y los rincones hay bandas de delincuencia que ejercen un control territorial real y permanente: extorsionan, asesinan y generan miedo ante el Estado y sus fuerzas.