Maryam Al-Khawaja

Bahrain

Right to freedom of opinion and expression.
Right to freedom of assembly and association.
Gulf Centre for Human Rights.

A young human rights activist in Bahrain. She is currently President of Bahrain Center for Human Rights and co-director of the Gulf Center for Human Rights. In 2012 she received the Freedom Award of the Freedom House.

Maryam Al-Khawaja began her activism with only 24 years old after the protests of the Arab Spring in Bahrain in 2011. She acquired a relevant role, mainly due to her direct transmission through Twitter of the protests and violations of human rights that were committed. In March of that year, the Human Rights Council of the United Nations invited her to participate in a roundtable to raise awareness of the human rights situation in Bahrain. Precisely those days they arrested her father, Abdulhadi Al-Khawaja, prominent human rights defender of Bahrain and one of the leaders of the Arab spring. Since then, Maryam has been forced to live exiled in Denmark and continues her activism from abroad. She has conducted numerous interviews for Democracy Now, the BBC, Al Jazeera, Frontline Defenders, and participates in forums such as the US-Islamic World Forum.

Her father is imprisoned since 2011 and sentenced to life imprisonment and has been the victim of torture and abuse. Her sister, Zainab Al-Khawaja, has also been jailed several times for her activism. For her part, Maryam was arrested in August 2014 when she arrived at Bahrain International Airport to visit her father who was hungry on strike at that time to protest against the arrest and the arbitrary detention. The accusation against Maryam was to insult the king, to participate in the campaign “Wanted for justice in Bahrain” and to assault a police while they were inspecting her. For this last charge, she was detained for 7 days without letting him speak with his lawyer. Finally, they released her and in October she left Bahrain. However, his trial for “assaulting a police officer” continued and, in December 2014, she was sentenced in absentia to a year in prison.

» Entrevista

> Cuál fue tu rol durante la primavera árabe en Bahréin el año 2011?

Como defensora de los derechos humanos tuve un rol muy activo promoviendo las protestas en pro de la democracia. También hice seguimiento de las protestas, documenté las violaciones de los derechos humanos y era un punto de conexión para periodistas y ONG internacionales.

> Qué impacto tuvo Twitter y las redes sociales en la revolución de Bahréin?

Los activistas y manifestantes hicieron uso de las redes sociales para documentar los eventos, comunicar e informar sobre la situación en el terreno. Debido a la ausencia de atención mediática de la situación en Bahréin, las redes sociales fueron cruciales para traspasar las fronteras de Bahréin e informar de la situación a pie de calle.

> 4 años después de la revuelta en Bahréin, se han conseguido cambios? La situación de los derechos humanos ha mejorado o ha empeorado?

Desafortunadamente, la situación ha empeorado, cada vez encarcelan a más personas por motivos políticos, la tortura es sistemática y la impunidad es la norma. La diferencia entre 2015 y 2011 es que en 2011 la represión era caótica y estaba por todos los lados, hecho que cautivó la atención internacional. En 2015 se cometen las mismas violaciones y represiones, pero ahora están institucionalizadas y son sistemáticas.

> Cómo te convertiste en una activista tan joven?

Estaba buscando trabajo después de licenciarme en la universidad, pero debido al activismo de mi padre en derechos humanos, no podía encontrarlo, así que empecé un voluntariado en una ONG de derechos humanos. Al cabo de poco tiempo me tuve que exiliar por las amenazas de secuestro y me convertí en una defensora de derechos humanos a tiempo completo.

> A qué tipo de retos y amenazas te tienes que enfrentar para ser activista de derechos humanos? Especialmente cuáles son las consecuencias por ser una activista joven y mujer de un país que viola constantemente los derechos humanos?

He sufrido amenazas de todo tipo: violencia, violación y también amenazas de muerte. He sido víctima de numerosas campañas de difamación durante los últimos ocho años. Un policía me asaltó, he pasado tres semanas en prisión, actualmente estoy condenada a un año “in absentia” y con once casos pendientes. Tengo muchos colegas y familiares en la cárcel, muchos de los cuales son supervivientes de torturas constantes.

> Cómo animarías a los jóvenes para que se implicasen en el activismo y la defensa de los derechos humanos?

Creo que reaccionar ante la injusticia debería de ser la norma y no la excepción, pero ponemos en un pedestal y consideramos héroes a personas que simplemente están haciendo lo que debería de ser la reacción normal de cualquier ser humano ante las injusticias. No nos esforzamos para darles apoyo o protegerlos, simplemente preferimos apreciar de manera silenciosa su elección de defender los derechos humanos.